¿Se puede soñar despierto? (Uso de lenguaje cinematográfico. Parte 1)

Siempre he pensado que si. Cada vez que voy a una sala de cine, siempre llega el momento en que se apagan las luces, se hace el silencio, cierro los ojos y comienzo a soñar. Es un momento mágico donde reímos, lloramos, odiamos, queremos…pero en un sueño, ¿puedo controlar todos esos sentimientos?. Tal vez en un sueño real no, pero el cine hemos dicho que es magia y en la magia, todo es posible.

En una buena película, el público sueña con la historia que el cineasta está tratando de mostrar , y siente lo que el cineasta quiere que sientan.

Para hacer una buena película , la clave es planificar el efecto que tendrán las imágenes en sus espectadores. Un montón de elementos harán la diferencia en este aspecto y necesitas saber lo que sucederá si encuadras un plano de una manera particular ; cómo se puede utilizar el sonido para ayudar a mostrar lo que está pasando , y cómo editar tus planos en secuencias para construir la tensión o emoción que quieras transmitir .

Cada vez que te has estacionado en frente de la televisión para ver una película, cada vez que ha soltado un puñado de monedas para una entrada de cine y unas palomitas combo, has estado sumergiéndote en el mundo del cine y la preparación para este momento.
Años de ver películas y televisión significa que tienes una comprensión sofisticada del género. Género es simplemente una palabra que significa «tipo». Las películas se clasifican en diferentes géneros, tales como: acción, aventura, comedia, crimen, terror, musical, ciencia-ficción, bélicas, western y cine negro. Cada uno de estos géneros tiene determinadas convenciones narrativas. Las audiencias son muy conocedores de las convenciones de estos géneros. Tan familiar resulta, de hecho, que es fácil identificar el género de una película con sólo mirar unos segundos. Imagínate esto… es tarde en la noche y hay un coche aparcado a un lado de la carretera, envuelto en niebla y rodeada de árboles. Su único ocupante – una mujer – mira a su alrededor, presa del pánico. “Rich?” Ella llora desesperadamente, esperando que su novio es responsable de los ruidos misteriosos fuera del coche. Su respiración es entrecortada mientras se asoma a través del parabrisas. Los árboles soplados por el viento se mueven ligeramente de forma inquietante en la oscuridad. Ella entra en pánico, asegurándose de que los pestillos de las puertas están bajados. La música no diegética va ganando en intensidad proporcionando tensión a la escena.
Esta narrativa pertenece al arranque de un episodio de la serie de televisión Sobrenatural. A pesar de que no podrías identificar el texto, todo el que mira este fragmento fácilmente identifica el género. Terror. La iluminación de bajo perfil, intensa música no diegética, puesta en escena y el ajuste son todas las convenciones del género de terror.
Algunos cineastas deliberadamente juegan con las expectativas de género para atraer al público. Hay otros casos en los que el público disfrutan de las narrativas porque se ajustan estrechamente a las convenciones del género. En el caso de las comedias románticas, por ejemplo, el público disfrutar de la resolución proporcionada por un final predeciblemente feliz. Las expectativas y el conocimiento de un público juega un papel importante en la forma en que se involucran con las narrativas.
La película de terror Psicosis, de Alfred Hitchcock, es un gran ejemplo de un cineasta que controla deliberadamente las expectativas de un público. A mitad de la narración de la película, la protagonista y narradora de esta, Marion Crane, es brutalmente asesinada. Nunca jamas en el cine, el narrador de una película muere en mitad de ésta, para dejar paso a un nuevo narrador. Hoy en día estamos acostumbrados a este tipo de giros dramáticos, pero en el año que se estreno Psicosis, el publico no estaba preparado y el pánico y el desconcierto inundaron las salas de todo el mundo.

Al igual que cuando aprendemos a leer, empezamos por las letras y palabras, en el cine y la televisión debemos aprender a expresarnos en planos y secuencias para controlar las emociones del espectador. A lo largo de este año, en el Curso de Cine Documental, trataremos de acercarnos a una de las zonas mas fascinantes y divertidas del estudio de cine, la narrativa audiovisual. En próximos artículos, le haré una oferta que no podrás rechazar, desvelaremos los mecanismos del discurso fílmico, aprenderemos ha crear suspense, a conocer quien creo el macguffin y a realizar la presentación fraccionada de un personaje.

Bienvenidos a los secretos del lenguaje audiovisual.

El macguffin, Psicosis,  Alfred Hitchcock y unos cuantos más en el Curso de Producción de Cine Documental en Fotoscool. La próxima convocatoria arranca el 5 de marzo de 2016, ¿te animas?

cinema-860681_1280 (1)

***

Eduardo Soler es el profesor de Cine documental de Fotoscool. Ha realizado numerosas producciones para  CANAL +, IBECOM TELEVISIÓN y CANAL CULTURA ABIERTA.

De producción propia participa como director de fotografía y director en “Flamenco tres esencias” y “Valkirias”, este ultimo nominado al Goya en 2008.
En 2011 dirige su primer largometraje para cines “Disney a través del espejo”, rodado entre España y Estados Unidos este documental investiga el misterioso origen español de Walt Disney.
Los últimos años ha desarrollado su trabajo en la Región de Murcia, como formador de cursos del SEF y como productor de documentales. Actualmente se encuentra trabajando para productora ADN VISUAL en la realización del programa de televisión “Asuntos Propios” para la 7RM.

¿Se puede soñar despierto? (Uso de lenguaje cinematográfico. Parte 1)

El Hombre orquesta

Hoy estamos más contentos que ayer.

Desde hace unos días y algunos meses, vengo trabajando en desarrollar otra labor relacionada con la fotografía. Y esto es debido a que hay que buscar recursos de donde sea y no nos queda más remedio que, en tiempos difíciles, grandes soluciones o lo que es lo mismo, dejarse de convencionalismos y prácticas ortodoxas y talibanes y convertirse en todo un hombre-orquesta (tal y como dice Spottorno). Es decir, hacer el todo en uno y hacerlo lo mejor posible.

Dejándome de rodeos, me estoy refiriendo a la realización de trabajos audiovisuales y videos promocionales para terceros. Tengo que confesar, que hace algunos meses, la sola mención de la palabra edición de video, me daba espasmos. Ni siquiera me lo planteaba, por no decir que me aterraba la idea de pasar horas y horas, ad infinitum, aprendiendo otro puñetero programa con su correspondiente jerga softwariana que ni dios entiende.

Pues bien, ese tiempo ya ha terminado o, mejor dicho, ha muerto. Hoy si queremos ser competentes, competitivos y megaprofesionales de la muerte tenemos que hacer de todo. Ea!, no nos queda otra. Que si, que si, que las sesiones de estudio  y las bodas están de puta madre, pero me falta campo para echar a correr.

Y ahora que empiezo a currar en el proceloso mar de las ondas visuales y, en este punto, vuelvo a haceros otra confesión, me lo estoy pasando de narices y, eso a mi entender y al de los sabios de la inteligencia creadora y emocional, es el ingrediente clave para seguir, porque en estos días, de lo que se trata, por si no os habéis dado cuenta ya, es de seguir y mantenerse en pie.

Pues no me enrrollo más y  os presento una nueva sección en la web. La sección Multimedia, donde poco a poco iré colgando la trabajos audiovisuales que vayamos produciendo. Por que se trata de eso, no?, de producir y de no caer en el intento.

Y como muestra, un botón. El último encargo recibido de la marca Texlicle. Les hemos hecho un video sobre el making off de como se monta una sesión de fotos para el catálogo de la firma.

Esperamos que os guste

Pd: Se aceptan críticas de muy buena gana. Con vuestra ayuda, todo será más fácil…

PPD: Hay que seguir, seguir, seguir, ad infinitum…. y más allá!!!

El Hombre orquesta