¿Quién me ha enseñado fotografía?

David Salcedo
© David Salcedo

En el año 2009 acabé de estudiar fotografía y sin saber por qué dejé de tomar fotos, eso sí, continuaba considerándome como fotógrafo.

Esa extraña situación continuó dándose durante dos años más.

Nunca he creído que fuera por falta de ganas, de eso siempre he andado sobrado, pero lo más probable es que fuera era el hecho de que ya no estaba en ninguna escuela, por lo que no tenía ninguna red de seguridad, ni nadie que me ayudara a poner las cosas en su lugar y mucho menos una motivación. Con el tiempo, cada vez que pensaba en coger la cámara, mi cabeza se llenaba de dudas y una idea punzaba mi cabeza: “Un fotógrafo que no hace fotos”.

Un día un pensamiento se apodero de mí: “Si no coges la cámara y haces una foto no vuelvas a llamarte fotógrafo”. Me di cuenta que si no me escuchaba y me hacía caso nunca más volvería a definirme como tal. Decidí hacerlo lo más rápido posible, pero ante esta medida otras tantas dudas de nuevo asaltaron mi cabeza: qué hacer, cómo hacerlo y dónde. Fui presto a leer el único libro fotográfico que por aquel entonces poseía, en él repasé todos los fotógrafos que a lo largo de la historia el autor había considerado los mejores en su campo y en su momento. De entre esos nombres me apunté los que más me habían gustado, tales como Eugene Atget, Diane Arbus, Ralph Gbson, Meatyeard o Bernard Plossu.

BillJuanLaurie-Roger-Mexique-1966
© Bernard Plossu

Todos ellos tenían en común que la mayor parte de su obra fue hecha lejos de un estudio o plató fotográfico. En ese momento lo tuve claro. Esa misma tarde saldría a explorar mi barrio.

De esta forma volví estudiar, pero esta vez mi escuela* fue la propia calle. Aquí es donde he crecido como fotógrafo y he aprendido lecciones que no te enseñan en otro lugar, como sentirse libre con la cámara al hombro, como seguir tu propia intuición, como aprender a empatizar con la gente, como leer la luz y como prever situaciones, en definitiva la calle me ha enseñado a quién hacer una foto y a quién no… en fin cosas esenciales que solo se aprenden en la calle.

*Nota: Por muy importante que sea la práctica para avanzar como autor esta debe ir acompañada de un estudio profundo de la historia de la fotografía y sus autores. 

David Salcedo_1994_43
© David Salcedo

 

***

David Salcedo es profesor de fotoscool, la escuela de fotografía, cine y video en Murcia de La Cámara Roja y este fin de semana del 28 y 29 de mayo imparte el taller de Street Photo Now! en el que estudiaremos a los grandes de la foto callejera pero sobre todo, haremos muchas pero que muchas fotos ¿te animas?

 

¿Quién me ha enseñado fotografía?

Diane Arbus, un camino hacia la verdad

Diane-Arbus.-Untitled.-1970-1971.
© Diane Arbus

Dicen las malas lenguas sobre Diane Arbus que solo retrataba a seres marginales, a los que nadie quería ver en las portadas de los diarios, a los parias, a los freakis que habitaban los circos ambulantes y a otros fenómenos anormales de la sociedad urbanita de la gran manzana estadounidense.

Es probable que de un primer vistazo a su obra podamos extraer esa conclusión. Que fuera una fotógrafa de lo anormal. De lo extraño, de lo extravagante. De lo raro. Es más, esa es la versión oficial.

 

Diane Arbus
© Diane Arbus

 

Pero a poco que vayamos observando estas fotografías con tranquilidad, a poco que las vayamos despojando de ese primer vistazo en el que solo nos quedamos con lo grotesco, con lo llamativo, con la anécdota y con lo particular de lo que aparece en ese mágico recuadro, a poco que rasquemos la superficie de la foto, algo se revela.

© Diane Arbus
© Diane Arbus

 

Había estudiado con Alexey Brodovitch y Lisette Model y sabía perfectamente lo que hacía. De hecho había tomado la senda que 50 años antes había abierto August Sander. Un camino hacia la verdad. A la búsqueda de una sinceridad tremenda. De un respeto tan arriesgado que hizo tambalear a los más conservadores instalados en el stablishment fotográfico de aquellos años 60 y 70.

august-sander-33
© August Sander

Sus fotos puede que no gustaran en su momento, pero ahora reconocemos su impronta en fotógrafos tan cercanos y tan callejeros como Luis Baylon y Alberto Garcia Alix.

 

© Diane Arbus
© Diane Arbus

 

alberto_garcia_alix
© Alberto Garcia Alix

 

Luis Baylon_Anónimo

Para terminar os dejo con una de sus frases, que mejor explica su visión de la vida.

“Esto es lo que amo: la diferenciación, la singularidad de todas las cosas y la importancia de la vida” – Diane Arbus, Revelations

Y volvemos a lo de siempre. Fotografia lo que eres.

Diane Arbus en el Curso Medio de Fotografía de La Cámara Roja.

Salud, ánimo y cariño.

 

Diane Arbus, un camino hacia la verdad

Los territorios de Navia

El pasado fin de semana, dentro de la programación del Curso de Especialización en Fotografía Contemporánea que organiza Cienojos en Murcia, tuve la suerte de asistir al taller de Jose Manuel Navia y digo suerte porque hacía tiempo que quería hacer un taller con el y, por diversas causas, hasta ahora no fue posible.

La primera vez que ví a Navia fue en las jornadas “La Aventura de Viajar”,  organizadas en Murcia por el aventurero Juan Francisco Cerezo. En aquella charla, Navia nos presentó su trabajo sobre los arpoilleros o balleneros de las azores que, posteriormente integró en uno de sus trabajos (y libros) más importantes, Pisadas sonámbulas.

En l conferencia de hace ya casi más de 10 o 15 años (aún iba al instituto), me impresionó la cantidad de nombres y referencias literarias que daba sin parar de hablar. Una con otra sin perder comba. Llegó un momento en que, sinceramente, me perdí y no conseguí acertar que tenía que ver la fotografía con la literatura.

Con el tiempo, he comprendido que tienen mucho que ver. Y para Navía, fotografía y literatura son las dos caras de una misma moneda.

Pero hablando sobre el taller del otro día, Navía nos mostró que es la fotografía para el y como fueron sus inicios. Como Paul Strand le cautivó y le marcó definitivamente para ser fotógrafo. Nos mostró ejemplos para definirnos como autores, como trabajar, como editar, como respetar el oficio de fotógrafo y como hacerse digno de el. Como utilizar la fotografía para hablar del mundo que nos rodea y como la misma fotografía nos habla del lugar que ocupamos en el mundo y como hay que definir cuánto antes ese lugar, para no perdernos en el camino. Nos diferenció entre la fotografía de los simbolos, que tango le gustaba a Eugene Smith, y la fotografía cargada de significados, como la de Robert Frank.

Nos habló de buenos fotógrafos, sobre todo de los clásicos americanos y como recurrir a ellos para seguir aprendiendo. Walker EvansAvedon, Cartier Bresson, Diane Arbus, Eggleston, Meyerovitz, Ramon Depardon, August Sander, etc, etc, etc. Es maravilloso oír a un fotógrafo consagrado como Navía, hablando de los grandes maestros de la fotografía. Humildad y generosidad ante todo. Seguro que no es casualidad.

Pero si nos habló de fotógrafos, más nos habló de escritores. La literatura es para Navía, la fuente de la que bebe su fotografía.

En algún momento de la charla citó, habló o mencionó a escritores o filósofos como Alvaro Mutis, Machado, Pessoa, Miguel Torga, Homero, Hemingway, Caro Baroja, Pio Baroja, Perez Reverte, San Isidoro, Kant, Cervantes, Caballero Bonal, Lázaro Carreter, Borges, Francisco Umbral, Shakespeare, Sanchez Ferlosio, James Joyce, Galdós, Joseph Conrad, T.S. Elliot, Depardon (fotógrafo y teórico), Miguel Hernandez, Juan Rulfo, Augusto Roa Bastos, Boltanski (artista y teórico), su gran amigo Julio Llamazares, Walter Benjamin, Jack Kerouac, Jorge Semprún, Saramago, James Agee, Rudyard Kipling, Josep Pla, Francisco Garcia Pavón, Otto Steinmetz, Antonio Muñoz Molina, Teixeira Pascoaes, Marañon, Eduardo Mendoza, Tabucchi, Antonio Lobo Antunes, Publio López Mondéjar (historiador de la fotografia en España), Luis Velez de Guevara, Ortega y Gasset, Unamuno, Felipe Trigo, Rafael Cansinos Assens, Corpus Barga (Gomez de la Serna), Calderón de la Barca, Lope de Vega, William Carlos Williams y alguno más que se me ha escapado (2 o 3 nombres irreconocibles). Es impresionante la cantidad de referencias literarias y filosóficas que maneja el maestro Navia, porque creo que hay que empezar a considerarlo como el maestro que es. No obstante, Navía es licenciado en filosofia y un apasionado de la literatura. Literatura que no es sino el territorio donde campa a sus anchas su fotografía.

Por lo demás, aconsejo que si tenéis la oportunidad de conocerlo, no perdáis la ocasión. Merece la pena. Aparte de los conocimientos y el bagaje cultural que atesora, es un cachondo de los pies a la cabeza. Vamos, es el perfil del tio (hermano de tu madre) que todos deseamos tener. Entrañable, atento y divertido a más no poder. Te partes y aprendes sin tanta gilipollez metafisica conceptual, que tanto está de moda últimamente.

Navia es cojonudo. Que te lo digo yo.

Si quieres conocer más sobre el trabajo de Navía, te aconsejo que visites la página oficial de la Agencia VU, a la cuál pertenece y las siguientes referencias (extraídas del blog Cada día un fotógrafo)

PD: Las fotos del taller son de Pepe Incha y Gustavo Alemán. Muchas gracias compañeros.

Los territorios de Navia