Near Equal, Daido Moriyama

Ayer terminé de ver el documental “Near Equal” sobre Daido Moriyama y la verdad es que me impresionó por varios motivos. 

El trabajo de Daido lo pude conocer este verano pasado cuando pude pillar la reedición de su libro A Hunter. Me quedé boquiabierto y estuve varios días sin parar de hojear sus páginas una y otra vez, sin dejar de pasarlas, una y otra vez, como aturdido. El grano de su blanco y negro y su particular desenfoque crearon escuela hace 40 años y aun seguimos su estela. 

El libro podéis verlo en la review que hace Jm Colberg en este video de youtube

El caso es que una de las primeras cosas que descubres al ver el docu, es que no usa una puñetera cámara réflex o la jodida telemétrica para hacer sus fotos, sino que usa una simple y llana cámara compacta y de carrete, con un par de huevos!!!. Para él, el uso de este tipo de cámaras está perfectamente justificado por su forma de trabajar. Necesita algo ligero, que pueda coger con una sola mano, que no llame la atención y que pueda disparar mirando hacia otro lado y sin asustar a nadie. Es cojonudo y va al pelo con una de sus premisas: si puedes andar puedes hacer fotos, y Daido no para. 

Otra cosa que me gusta es su forma de revelar en el cuarto oscuro. Revela y positiva sus negativos con un alto contraste y acentuando el grano, que son señas distintivas de Daido.

Lo gracioso es que si le preguntas como ha positivado un negativo te dirá que lo ha hecho de una manera u otra, pero no podrá repetirlo, porque trabaja instintivamente. No hay narices a reproducir un positivo suyo en el cuarto oscuro porque no es nada metódico en apuntar los tiempos de la ampliadora, etc.

Sencillamente, me encanta.

Y me encanta porque pienso que la fotografía tiene mucho de instintivo y de ocultos deseos que no tienen nada que ver con la frialdad de los números y un proceso técnico sofisticado. Creo que si hacemos caso a nuestro olfato a la hora de tomar una o mil fotos, no entiendo porque no debemos seguir ese proceso “a salto de mata” en el momento de revelar una imagen. No debemos dejar de interpretar la imagen, desde que la tomamos hasta que la vemos colgada de unas pinzas. Y esa interpretación es, en la mayoría de las veces, fruto de la improvisación y la curiosidad.  

No sé si se me nota demasiado, pero me aburre la técnica por la técnica. Es decir, hay que tener la técnica en la cabeza, pero las fotos se hacen con otra cosa. Y esa otra cosa, llámese corazón, instinto, agallas, sexto sentido, intención, emoción, etc, le sobra a Daido por todos lados.

También me llama la atención en que en un momento del documental le dejan a Daido una cámara de video digital (hace ya más de 10 años del video) y lejos de despotricar sobre el sistema digital, Daido se pone como un chiquillo a hacerle fotos a todo, a los lapiceros de su estudio, a su ojo, a los juguetes que tiene por su casa, a las bombillas, etc. y es que los grandes maestros deben de ser grandes por su manera de asombrarse ante lo desconocido.

Os recomiendo que veáis el video, y si os gusta la street photo aquí tenéis al maestro:

PD: Por cierto, Araki es la ostia, jejeje, y una fiesta con ese tío tiene que ser de lo más divertido!!!

Anuncios
Near Equal, Daido Moriyama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s